martes, 21 de noviembre de 2017

EL ESTUDIO

Evidentemente, aún no hemos
alcanzado un nivel de inteligencia
-llamémosle- superior; no,
es evidente,
el universo no puede ser tan estúpido.
Visto así, podríamos
considerarlo una oportunidad;
si nos damos prisa y nos aplicamos
algo más al estudio,
puede que aún estemos a tiempo
de salvar nuestra especie
y de reconciliarnos con el mundo.

jueves, 19 de octubre de 2017

AMAR

Los réditos del amor a nadie le interesan,
no es rentable el amor,
nadie ha hecho fortuna amando sin reservas.
¿Con qué fin nos hacemos daño?
¿Por qué la moneda de cambio siempre es el odio?
Seguimos sin entender el valor
de lo que no tiene precio, ningún
economista ha sido capaz de calcularlo.
Seguimos arruinando vidas
y, en el infierno, los acreedores
concursan para cobrar nuestras deudas.
Las sucursales del espanto
sientan plaza en nuestras almas,
porque el metro cuadrado de conciencia
sale cada vez más barato.
El mundo es una entelequia, una burbuja inflada
por la especulación y la barbarie,
en donde los fondos del corazón se desploman
y ya nadie acude al rescate.

viernes, 29 de septiembre de 2017

FRAGMENTO DEL "GORGIAS" DE PLATÓN

Dicen que un lazo común une al cielo con la tierra, a los dioses con los hombres, por medio de la amistad, de la moderación, de la templanza y de la justicia; y, por esta razón, dan a este Universo el nombre de Orden.

viernes, 18 de agosto de 2017

PALABRAS

Hoy el día parece transcurrir con mayor lentitud, de nuevo los tres juntos, en casa, vacaciones; este es mi mejor mundo. Fuera continúa el desastre, la herida humana se extiende y lacera al planeta. No se atisba ninguna esperanza para la paz.

Me gustaría ser capaz de averiguar dónde y cuándo se originó el error fatal de nuestra especie, esta enloquecida sed de destrucción. En qué punto equivocamos el devenir de nuestra historia, en qué línea se malogró el discurso, qué palabra necesitamos para refutar el mal y renombrar el bien. Leo a los grandes pensadores de todos los tiempos y pienso en que, quizá, el error radique en habernos quedado en la superficie del lenguaje, en no atrevernos a sumergirnos en los significados.

Sembramos el terror, nos tenemos miedo los unos a los otros y nos especializamos en fabricar nuevas y sofisticadas formas del dolor.


Sin embargo, no pierdo la fe, aquí estoy escribiendo palabras que ya no sé si significan algo. Quizá, a una escala cósmica, todo esto que escribo no tenga ninguna importancia y no sea más que un mensaje lanzado a un universo dudoso, un mensaje imposible de descodificar.

jueves, 10 de agosto de 2017

SOLUCIONES

Creo que ha llegado el momento de proponer soluciones,
porque el diagnóstico ya está más que claro:
podemos seguir regodeándonos en el barro,
chapoteando en el lodazal,
pero eso solo nos asegura una cosa:
que vamos a seguir ensuciándonos.
Deberíamos comenzar a aclarar nuestras conciencias,
hallar, de una vez por todas,
cuál es nuestro lugar en esta entelequia
a la que hemos dado en llamar humanidad.
No sé a qué estamos esperando,
si pensamos que algún líder político,
algún filósofo, algún científico
o algún poeta (ya sea por rizar el rizo),
va a salvarnos de la debacle.
Somos tan inteligentes para lo nimio
y tan necios para lo importante,
que da miedo asomarse al devenir del Tiempo.

jueves, 15 de junio de 2017

EL TODO O LA NADA

Supongo que debo profundizar
más, que estoy anclado en la superficie
acariciando solo la piel de las palabras.
Pero yo no sé si la poesía tiene alma,
¡cómo lo voy a saber!
¿Quién sabe qué es el alma?
Siento que ya no me sirven los significados
ni las formas acostumbradas
y mis lecturas se me antojan, ahora,
como puertas cerradas.
Detrás no sé qué puede haber,
si vale la pena seguir haciendo este esfuerzo
por derribarlas;
porque detrás no sé quién se oculta,
si quien me esquiva es el todo o la nada.

EL ESTUDIO

Evidentemente, aún no hemos alcanzado un nivel de inteligencia -llamémosle- superior; no, es evidente, el universo no puede ser tan...