jueves, 10 de agosto de 2017

SOLUCIONES

Creo que ha llegado el momento de proponer soluciones,
porque el diagnóstico ya está más que claro:
podemos seguir regodeándonos en el barro,
chapoteando en el lodazal,
pero eso solo nos asegura una cosa:
que vamos a seguir ensuciándonos.
Deberíamos comenzar a aclarar nuestras conciencias,
hallar, de una vez por todas,
cuál es nuestro lugar en esta entelequia
a la que hemos dado en llamar humanidad.
No sé a qué estamos esperando,
si pensamos que algún líder político,
algún filósofo, algún científico
o algún poeta (ya sea por rizar el rizo),
va a salvarnos de la debacle.
Somos tan inteligentes para lo nimio
y tan necios para lo importante,
que da miedo asomarse al devenir del Tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PALABRAS

Hoy el día parece transcurrir con mayor lentitud, de nuevo los tres juntos, en casa, vacaciones; este es mi mejor mundo. Fuera continúa el ...